5 Claves de decoración para conseguir el estilo industrial

Si te encanta el carácter y la personalidad del estilo industrial pero los loft con paredes de ladrillo de Brooklyn te quedan un poco lejos, no te preocupes. En este artículo te damos las claves para que puedas hacer de tu casa un verdadero loft neoyorkino.

¿Cómo surgió el estilo industrial?

Para identificar las claves de este estilo de decoración, nos tenemos que remontar a sus orígenes. A mediados del siglo XX, en Nueva York, había una gran demanda de vivienda de bajo coste para inmigrantes de todas partes del mundo. El ingenio les llevó a aprovechar los espacios vacíos que estaban en desuso: las naves industriales. Aunque se empezara a vivir en fábricas abandonadas en la década de los 50, no fue hasta los 2000 y 2010 cuando se refinó y popularizó este estilo de decoración por todo el mundo, dando lugar al industrial chic o como más lo conocemos: estilo industrial.

5 claves para conseguir el estilo industrial chic:

1- Espacios abiertos:

Los espacios diáfanos son claves en el estilo industrial. Nos dan esa amplitud tan característica de las antiguas naves industriales, con techos altos y grandes ventanales que dejan pasar la luz. Asegúrate de sacarle el máximo a tus instalaciones, los tubos de ventilación y las instalaciones eléctricas pueden ser muy decorativas y al mismo tiempo aprovecha los espacios abiertos, escogiendo puertas correderas para zonas que necesiten más privacidad. Cuando están abiertas, los espacios se integran dando esa sensación de amplitud sin tener que renunciar a la posibilidad de cerrar ciertas áreas de nuestra casa como el baño.

Instala puertas correderas para maximizar la amplitud de tu espacio sin comprometer la privacidad de tu hogar.

2- Materiales naturales:

Otro de los grandes protagonistas de este estilo es la madera natural. Podemos encontrarla en mesas, islas de cocina, en estanterías… y a menudo combinada con metales para darle esa mezcla de materiales tan característica, combinando la calidez de la madera natural, con la frialdad del metal. Como no podía ser de otra manera en una decoración industrial, un sofá chester de cuero marrón gastado nos dará ese toque masculino que tanto nos gusta.

3- Materiales industriales:

En un entorno industrial no puede faltar la presencia del metal. Ya sea en forma de sillas, vigas vistas, los marcos de las ventanas o combinado en forma de ruedas para una mesa de madera reciclada. Por otro lado, el cemento está muy presente tanto en suelos como en paredes, aunque a menudo se sustituye por suelos de madera natural para ganar en calidez y confort.

4- Paredes de ladrillo:

Es de las primeros materiales que nos viene a la mente cuando pensamos en estilo industrial. Las paredes de ladrillo rojo y lechada blanca de las fábricas del siglo pasado. Paredes sin tratar, con mucha textura y expuestas sin ningún recubrimiento, son un icono de este estilo de decoración.

 

Puerta corredera de estilo industrial

5- Paleta de colores neutrales:

La combinación de los elementos como el ladrillo, la madera, el cuero o el acero, nos marcan una paleta de colores muy natural, en la que es fácil sentirse cómodo y añadir algún otro color de acento. Para conseguir un look con contraste, aposta por carpintería metálica negra en las ventanas y puertas de madera a juego.

 

 

 

En las viviendas tipo loft o de concepto abierto, es muy importante invertir en cerramientos de calidad. El “open concept” da una sensación de amplitud muy agradable pero al carecer de paredes es más difícil retener el calor dentro de nuestras casas. Para ello, es clave hacernos con unas puertas y suelos de calidad, que nos ayudarán a conseguir el confort adecuado en nuestro hogar. En puertas Olamendi tenemos una gran selección de puertas y suelos de madera con todo tipo de acabados que seguro encajarán con tu decoración de estilo industrial. Ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos a escoger el modelo perfecto para tu proyecto.