Cómo colocar molduras sobre las puertas

Las puertas son uno de los elementos más importantes dentro de una casa. Y es que no solo sirven para separar espacios sino para adornarlos. Por eso, las molduras son un elemento imprescindible.

Cómo colocar una moldura en 8 pasos

  1. Lo primero que debemos hacer es retirar la puerta para trabajar con más facilidad. No hay más que quitar las bisagras para desmontarla. A continuación, quitaremos la manilla.
  1. Después, lijamos la cara de la puerta sobre la que vamos a colocar la moldura y el marco.
  1. Retiraremos el polvo con un paño húmedo.
  1. Cortamos las molduras a medida con el dibujo que hayamos elegido. Las lijamos.
  1. Ponemos la moldura y añadimos una capa con pintura de imprimación tanto en el marco como en la puerta.
  1. Cuando la pintura se haya secado, lijamos suavemente, retiramos el polvo y aplicamos esmalte acrílico.
  1. Dejamos que se seque
  1. Cuando la puerta esté totalmente seca, ponemos el tirador o pomo y volvemos a colocar la puerta.

Con estos sencillos pasos conseguiremos una puerta diferente y a nuestro gusto.

¿Qué tipos de molduras podemos encontrar?

Clásica

La combinación de formas redondeadas y lisas da como resultado una moldura ideal para estilos clásicos.

Redonda

Esta moldura resulta más moderna que la anterior. Actualmente, no se suele instalar y es que al ser muy fina en sus extermos, no resulta armoniosa con el parquet que es más grueso. Así ha surgido la moldura de parquet, más gruesa en los extremos.

Plana a inglete clásico

Tapetas planas y sin relieve. Una propuesta muy actual para puertas de aires sencillos y minimalistas.

A la inglesa o en corte recto

Esta es la más utilizada hoy en día. La tapeta horizontal es algo más gruesa que las verticales.