Cómo combinar las puertas y el parquet

Hace mucho la puerta blanca combinada con los suelos claros estaba de moda. Después, se sustituyó por la puerta muy oscura tipo provenzal con suelos en roble o cerezo. Ahora, hemos cambiado y en la decoración se apuesta por la funcionalidad y la sencillez. Los muebles blancos, incluidas las puertas y el estilo nórdico o vintage están de moda.

En el caso del parquet existe mucha variedad. En titanio, grises, blanquecinos y en tonos madera y roble. Eso sí, al igual que las puertas no se llevan los parquets muy oscuros. Y es que la máxima es buscar el confort, la claridad y la luminosidad.

Puertas y parquets en distinto tono

Los parquets de color claro quedan muy bien con las puertas un tono más oscuro, diseño a la par que elegancia y modernidad. El efecto visual es arriesgado e impactante.

Los parquets en color oscuro combinan muy bien con las puertas lacadas en blanco. Crearemos un contraste elegante y original.

Puertas y parquet en el mismo tono

Los parquets en un color claro y lo más parecido posible al color de las puertas crean un ambiente base al que podemos ir añadiendo muebles y elementos de decoración. Nos ayudará a crear habitaciones armoniosas llenas de contrastes. Por su parte, los parquets y las puertas en tonalidades oscuras nos aportarán elegancia.

Creando contrastes con el resto de elementos

Y si lo que quieres es crear contrastes fuertes, presta atención al color de las paredes. Es una de las formas más efectivas de buscar la diferencia. Una pared en lila o verde con puertas y parquet en tonalidades claras u oscuras otorgan fuerza al conjunto.

Sea cual sea la elección, lo importante es crear una armonía en la decoración. Ya sea utilizando colores muy diferentes entre sí o la misma tonalidad para puertas, muebles y parquet.