Cómo mantener las bisagras de las puertas en buen estado

Las bisagras son uno de los componentes que más se estropean en las puertas. Veamos cómo cuidar nuestras bisagras de forma sencilla y eficaz.

Precauciones a la hora de tratar las puertas para evitar que nuestras bisagras se estropeen

  • No apoyarse en las puertas
  • No ejercer fuerza sobre ellas
  • No abrirlas ni cerraras con fuerza
  • Ajustar los tornillos cada cierto tiempo

Cuidado con el óxido

  • Limpiar el óxido de la bisagra
  • Dejar que la bisagra se seque por completo, pintarla con antioxidante y colocarla de nuevo.

Y si la bisagra hace ruido… lubricarla

En este caso, lo mejor es lubricarla con:

  • Vaselina evita la aparición de óxido
  • Lubricantes de silicona
  • Grasa de litio es muy resistente al polvo
  • Aceite de coco, oliva o canola se utilizan para salir de un apuro ya que atraen mucho el polvo

¿Cómo se lubrica la bisagra? Paso por paso

Método 1 Cómo lubricar la bisagra

  • Retirar la clavija con unas pinzas, un destornillador o un inhibidor de oxidación para aflojarla.
  • Aplicar el lubricante. Una fina capa en la clavija y unas gotas en la bisagra.
  • Comprobar la puerta. Si al abrir y cerrar la puerta sigue chirriando se puede retirar de nuevo la clavija y se lubrica de nuevo.
  • Limpiar el exceso de suciedad con una toalla de papel o un trapo. Evitaremos que chirrie de nuevo.

Método 2 Cómo quitar las clavijas pegajosas

  • Cubrir las bisagras oxidadas con PB Blaster o WD-40 y dejarla actuar 12 horas.
  • Retirar la clavija con un destornillador
  • Reparar la clavija y colocarla de nuevo

Cómo cambiar la bisagra rota

  • Retirar la puerta del anclaje
  • Retirar las pletinas estropeadas
  • Atornillar las dos pletinas
  • Colocar la puerta

Puertas Olamendi, fábrica de puertas de entrada, puertas de interior y puertas correderas.