Mantenimiento de las bisagras de tus puertas

Dos piezas unidas por un eje, un sencillo sistema al que le llamamos bisagra nos sirve para unir la puerta con el marco y conseguir que se pueda mover abriéndola o cerrándola mientras la abatimos. Existen otros mecanismos de bisagra más sofisticados en el mercado que nos pueden reportar ventajas técnicas y estéticas, como por ejemplo las bisagras ocultas cuyo sistema deja escondida toda la bisagra cuando la puerta está cerrada aportando un mejor aspecto de la puerta.

Aún siendo una parte pequeña del conjunto de la puerta cumple una función muy importante por lo que para un correcto funcionamiento es necesario prestarles atención con unos sencillos consejos que aquí os aportamos.

Hacer un uso adecuado de la puerta evitando apoyarnos en ellas, ejercer fuerza hacia arriba o hacia abajo, intentar abrir más de lo que la propia puerta nos permite, … para no forzar las bisagras.

Las bisagras disponen de unos tornillos para que quede fijada tanto a la hoja como al marco. Es importante ajustar cada cierto tiempo estos tornillos para evitar que se aflojen demasiado y facilite un recorrido incorrecto de la puerta que propicie el deterioro de las bisagras.

Es conveniente lubricar las bisagras para evitar los molestos ruidos que emiten cuando se quedan secas por el paso del tiempo. Aplicando un poco de aceite o vaselina sobre la zona en la que realiza el movimiento entre piezas nos solucionará el problema.

El oxido es otro de los enemigos de las bisagras, en ámbitos más húmedos como el cuarto de baño es posible que las bisagras empiecen a presentar una capa de oxido que alterará su buen funcionamiento si no lo limpiamos. Para ello deberemos desmontarla de la puerta para una limpieza a fondo.

 

Puertas Olamendi, fábrica de puertas de interior, puertas correderas, puertas de entrada y suelos

Puertas Olamendi, especialistas en puertas y suelos de calidad.