Cómo colocar un vinilo en una puerta

El vinilo adhesivo se ha convertido en toda una tendencia. Y es que permite tunear todo tipo de muebles y paredes sin necesidad de mucho presupuesto. Pero, ¿cómo debemos colocar un vinilo para que quede perfecto y sin burbujas?

Cómo colocar un vinilo en una puerta paso por paso

  1. La primero es tener la puerta limpia

La puerta tiene que estar libre de polvo, grasa, cera… Antes de colocar un vinilo, debemos limpiar nuestra puerta con productos adecuados. Nunca se debe utilizar nunca amoniaco ya que los gases que libera al secarse pueden contribuir a la formación de burbujas.

  1. El vinilo tiene que estar en perfecto estado

Sin dobleces o arrugas. Una forma de arreglar el vinilo es planchándolo por la parte del papel colocando un paño entre este y la plancha. Además, la temperatura de la misma debe estar al mínimo.

  1. Se puede aplicar en húmedo o en seco

La aplicación en seco está más indicada para superficies pequeñas y la aplicación en húmedo para superficies grandes y en el caso del vidrio, la formica y la melamina. Para la aplicación en húmedo se coloca agua con una gota de detergente en un vaporizador. Se rocía la puerta y el vinilo por la parte adhesiva. Se va colocando el vinilo y se estira con una espátula. La ventaja que presenta este método es que si el vinilo no nos ha quedado bien y queremos volverlo a colocar, al estar húmedo podremos retirarlo con facilidad. Las burbujas que queden, desaparecerán cuando el vinilo se haya secado.

  1. Con aire caliente

Es la mejor solución para colocar un vinilo en una puerta con molduras. Se coloca sobre la moldura, se pincha con un alfiler y se aplica el aire caliente con el secador amoldándolo a la superficie con una espátula.